lunes, agosto 09, 2004

Luchar por lo que uno cree, la búsqueda de la conciencia II

Tu ultimo post, Titelo, sin duda tiene mucho significado para mi. Tú sabes bien lo importante que es para mi la lucha por la propia identidad y el desarrollo de la consciencia. Creo que es esencial saber en que se basan las propias convicciones, las propias decisiones, porque es a través de nuestras elecciones como reflejamos lo que somos. Nuestras elecciones nos definen y creo que deben ir de la mano con nuestras convicciones para que sean sólidas.

Pienso que cuando la vida te pone en la disyuntiva de optar por una convicción tuya o por otra opción más sencilla y/o aparentemente más adaptativa, si uno NO SABE cuales son los cimientos de la propia identidad, es decir, si uno no toma consciencia de por qué elige una manera de comportarse y no otra (como, por ejemplo, tener miedo a un jefe sin pararse a pensar si tiene sentido), lo más probable es que opte casi siempre por la opción más sencilla, que en muchos casos coincide con la que menos miedo nos da. ¿Y entonces qué somos? ¿Quiénes somos? ¡Si no sabemos ni siquiera por qué actuamos como lo hacemos! ¿Qué dice la ignorancia sobre la elección de nuestra propia conducta sobre nosotros mismos?

Yo siempre le digo a Titelo que creo que las personas nacemos como si fueramos una masa informe, y que a medida que nos desarrollamos, crecemos, aprendemos, vamos tallando nuestra propia escultura sobre ella. Creo que hay que esforzarse en saber "cómo y donde queremos dar el golpe sobre la escayola para que podemos definir la forma de un ojo y no de cualquier otra cosa".

Por otro lado, yo también abogo por el inconformismo. No soporto la idea de pensar que no podemos hacer nada más que sentarnos a mirar como van transcurriendo los acontecimientos de nuestra vida, sin nada que decir al respecto. ¡Coño, que es mi vida y la vivo yo! Si me conformo con la mediocridad de los valores que se me ofrecen, tan fáciles, tan insulsos, tan carentes de significado, me convierto en un clón, en un mero espectador de mi propia existencia. Creo que la vida puede ser de otra manera si no nos conformamos (siempre dentro nuestro margen de actuación, claro, no soy imbécil, eso ya lo sé!, pero ese margen, en lo que concierne a nosotros mismos, puede ser más grande de lo que creeemos). Creo firmemente que a través de la voluntad podemos tomar consciencia de nuestra propia trayectoria, de hacia donde nos dirigimos, de porqué elegimos esto y no esto otro. Porque si NO SABEMOS lo que nos mueve, lo que nos motiva, si NO SABEMOS que es aquello en lo que creemos y porqué lo creemos así y no de otra manera, entonces creo que no es una convicción real, creo que igual que nos movió una vez puede desaparecer con la misma facilidad, y entonces seremos unos peleles marionetas del entorno, sin identidad propia, sin consciencia de nuestro verdadero yo. Tenemos el privilegio de ser seres pensantes, y no una especie animal más. La capacidad de nuestra voluntad puede llegar a ser asombrosa.

Por otro lado, también creo que hay que saber cuando conformarse, y no caer en el tópico del rebelde sin causa, (que tendría el mismo sin sentido, en mi opinión), porque si no, no estaremos nunca contentos con nada, y hay tantas cosas que merecen la pena! que es importante saber cuándo las hemos encontrado.

Como tú dices, para mi es esencial "luchar por lo que uno cree y la busqueda de la consciencia". Pero luchar por las propias convicciones estando seguros de éstas a través de la consciencia, para evitar en la medida de lo posible toparse con el sentimiento amargo de descubrir que aquello por lo que luchabamos, y que tanto esfuerzo nos había costado, en realidad era sólo una ficción, no era real, era un sueño, una burla, una mala pasada que nos juegan nuestros propios autoengaños. Creo que se puede disfrutar de una manera más completa del mundo a través del propio conocimiento. La lucha más antigua del ser humano, y también la más dififil: conocerse a si mismo.

Sólo una cosa más. Me ha llegado muy profundo eso que has escrito que decía "No me gusta lo que estoy escribiendo, le falta brillo. Pero lo voy a publicar en la bitácora. ¿acaso no es como un diario de papel donde uno podría escribir notas sueltas, incompletas, pero quizás mas significativas que las acabadas?" Hace poco, una muy buena amiga me dijo "lo más importante en la vida no es donde estamos ahora, sino hacia donde nos dirigimos". Esas notas "sueltas e incompletas" marcan la trayectoria de tu propio camino, al que quizá no hayas llegado aún, pero del que estarás cada vez más cerca si sabes hacia donde te diriges.

Por hoy creo que lo dejaré aquí. He escrito lo que me ha salido, sin apuntes, sin notas, así tal cual, directo del corazón. No sé exactamente que pupurrí ha salido, pero no lo voy a retocar porque "a veces las notas sueltas e incompletas son más significativas que las acabadas"